Religión Lakota

 
 
Cargando ....
  Cosmogonía
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Pipa de la Cría
linkCultura Sioux
linkCosmogonía Sioux 
La Pipa Sagrada es el centro del culto religioso sioux oglala, la que les dejara Ptsan Win ("Mujer cría del Búfalo Blanco") cuando enseñara los ritos sagrados. Se la conoce como la "Pipa de la Cría de Búfala" o "Pipa de la Cría", en alusión a la descendencia de una mítica población de búfalos. Hoy con su envoltorio sagrado es objeto de veneración en la reserva Cheyenne-River de Dakota del Sur.

La leyenda cuenta que al principio los hombres vivían junto a los bisontes y otros animales, en una gran cueva subterránea, hasta que uno de sus jefes Tokahe los condujo hasta la superficie luego de sortear innumerables dificultades. Ahora debían aprender a procurarse sustento con la caza, vestirse y levantar viviendas. Tokahe y sus seguidores fueron el primer pueblo del mundo y sus hijos son los lakotas. Por eso a los seres humanos se les llamó wicasa akantula, "hombres de arriba".

Los hombres y la naturaleza formaban un todo indivisible. No había diferencias entre lo natural y lo sobrenatural. Sentían repeto y temor ante lo incompresible. La suma de todos los hechos de explicación desconocida era "Wakan Tanka", el "Gran Misterio".

La pipa sagrada constituía el vínculo directo de los lakotas con Wakan Tanka, llevando en su humo hasta lo más alto del universo las plegarias de los hombres.

Los Wicasa wakan ("hombres sagrados", chamanes) eran los únicos capaces de abarcar el intrincado sistema de los wakan se servían de un idioma ritual que dificultaba a los demás el acceso a los misterios religiosos. Ellos recibían de los seres wakan el poder de dar un espíritu a cualquier objeto. Se llegaba a ser chamán cuando se tenía una visión que le confería el poder de llevar a cabo misteriosos.

Todo hombre al nacer recibía tres espíritus:

  • Sichum: ("espíritu guardián") que lo protegía de los malos espíritus, representaba la potencia de Wakan Tanka encarnada en el ser humano.
  • Niya: Espíritu que llegaba de las estrellas.
  • Nagi: El Alma, reflejo inmaterial e inmortal del cuerpo.

Al morir, Sichum y Nagi acompañaban a la persona hasta el otro mundo situado más alla de la Vía Láctea, luego regresaban adonde habían morado antes del nacimiento del difunto. Por otra parte los restos mortales se descomponían hasta disolverse en la nada.

Cada cosa poseía un espíritu, que reflejaban las diferencias externas de las formas vivas, así no se percibían como reales, eran la mera manifestación física de las fuerzas internas.

Círculo sagrado

El parentesco entre hombres, bisontes y el resto del universo se representaba por un círculo, símbolo de infinitud y totalidad.

Los vínculos entre los diversos seres wakan se expresaban en términos de parentesco: madres, padres, abuelos, ..., todas las cosas del Universo estaban emparentadas. La "Mujer cría del Búfalo Blanco" es un ejemplo, enviada por el "Pueblo de los búfalos" para establecer lazos con los hombres de modo que éstos pudieran sustentarse y multiplicarse.

Los siete ritos sagrados:

1. La custodia del alma.

Purifican el alma de los muertos y acrecientan el amor al prójimo. El objetivo es que el alma y el espíritu se conviertan en uno y puedan regresar al lugar donde han nacido, sin necesidad de errar por la tierra, como es el caso de los hombres perversos. Este rito les recuerda la mortalidad, así como el Gran Espíritu esta más alla de toda muerte.

2. Inipi. El rito de la purificación

Se realiza en el onikaghe (cabaña de sudar) donde intervienen todos los Poderes del Universo: la Tierra y todo lo que nace de ella; el agua, el fuego y el aire. En este espacio sagrado se conectan con el Gran Espíritu, a través de una ceremonia los participantes salen purificados, permitiéndoles vivir como él quiere.

3. Hanblecheyapi. La imploración de una visión

Esta oración es muy importante, fue practicada antes de la llegada a la tierra de la pipa sagrada. En cierto modo es el centro de la religión, gracias a ella se recibieron cuatro grandes ritos: la Danza del sol, el Parentesco, la Preparación de la joven y el Lanzamiento de la pelota.

Todo hombre puede implorar una visión, lo que así se obtiene depende en parte del carácter del que implora; sólo los hombres verdaderamente calificados reciben las grandes visiones, y éstas son luego interpretadas por los chamanes.

4. Wiwanyag Wachipi. La Danza del Sol

Es una ceremonia de "renovación del mundo" y de peticiones de fecundidad. Se realiza en Junio o Julio, cuando los frutos maduran, siempre en luna llena, pues el crecimiento y decrecimiento de la luna recuerda la ignorancia que va y viene; pero cuando la luna está llena es como si la Luz eterna del Gran Espíritu se extendiera por todo el mundo.

5. Hunkapi: El parentesco

En el rito del parentesco establecen el vínculo que refleja en el plano terreno el parentesco real que nunca ha dejado de existir entre el hombre y el Gran Espíritu.

Aman a Wakan Tanka en primer lugar, y más que a ninguna otra cosa, entonces deben amar al prójimo y reforzar los lazos, aún en el caso de que pertenezcan a otras tribus.

6. Ishna Ta Awi Cha Lowan: Preparación de la muchacha para los deberes de la mujer

Los ritos de preparación de la muchacha se realizan después del primer período menstrual; en este momento la muchacha se convierte en mujer. Se le enseña el significado de este cambio y las obligaciones que deberá cumplir a partir de entonces. Es necesario que tome conciencia que el cambio producido en ella es algo sagrado, pues desde ahora será como la Madre Tierra y podrá traer hijos, que deberán ser educados conforme a las vías del Gran Espíritu.

7. Tapa Wanka Yap. El lanzamiento de la pelota

No era un simple juego, sino un rito muy importante. Se practicaba con cuatro equipos y cuatro metas situadas en las cuatro direcciones. Representa el transcurso de la vida humana, vida que debería estar consagrada a tratar de agarrar la pelota, pues ésta representa el Gran Espíritu, o el Universo. Todos los participantes podían apoderarse de la pelota.