Mandan

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y FotográficasEfemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
  • Ficha
  • Biografías
  • Colecciones Pictóricas

Mandan, su nombre proviene de Mawantani “gente del río”. Ellos se hacían llamar Numakaki “hombres”.

Hábitat: A lo largo de las orillas del río Missouri y dos de sus afluentes: el Knife y el Heart.

Área Cultural: Llanuras (América del Norte)

Lengua: Siouan.

Mattie Grinnell

La última Mandan, falleció el 6 de enero de 1975.
Ilustraciones de Karl Bodmer 

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente
El suizo Karl Bodmer (1809-1893), fue contratado como artista de la expedición realizada por el naturalista alemán Maximiliano de Wied (1782-1867) por el oeste norteamericano entre los años 1832 y 1834. Pasaron un invierno con los Mandan, lo que les permitió documentar su vida comunitaria. Estas imágenes ilustran la obra de Wied: "Viaje al interior de Norte América" publicada en Londres en 1843.
Se diferenciaban de otras culturas de las planicies, en que se asentaban en aldeas permanentes, no tenían la vida nómade de aquellas que seguían las manadas de bisontes.

Vivían en cabañas circulares de tierra, arcilla o madera, que tenían de 12 a 18 metros de diámetro, agrupadas en pueblos rodeados de fosos y estacas.

Tenían cultivos, especialmente de maíz, y también se dedicaban a la caza del bisonte. Sus canoas circulares eran de corteza o de cuero curtido.

Había tres castas: caudillos, guerreros y plebeyos, cada una de ellas con un tótem protector que intercedía ante el Gran Espíritu por su protegido.

Las mujeres estaban poco consideradas, las casaban a los 12 años y eran esclavas del marido. Aún así, la línea femenina regía en el parentesco, en las dos primeras castas les era permitida la poligamia y, generalmente, las esposas del mismo hombre eran hermanas.

Las ceremonias eran espectaculares y llenas de simbolismo. Creían que el Espíritu del Mal estaba en el cielo para tentar a los buenos, y que el Espíritu del Bien estaba en el infierno para castigar a los malos. Celebraban también la Danza del Sol.

Viruela

En 1837 al capturar un barco comercial, donde venían dos hombres blancos enfermos de viruela, adquirieron una epidemia que arrasó la aldea y se propagó por toda la tribu. No tenían el medio de combatirla, y las familias sucumbían rápidamente. En pocos meses, solo 23 hombres, 40 mujeres y 65 niños habían sobrevivido. Ellos fueron absorbidos por otras tribus del curso superior del río Missouri.

Ilustración de Langdon Kihn, publicada en The National Geographic Magazine, Julio 1944.