Arapaho

 
 
Cargando ....
  Culturas nativas de América
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

Galería de Imágenes
recorrer parar ver ampliado anterior siguiente

 

También conocidos como Arapahoe o Gente-del-vaca (en francés Gens-de-Vache).

El origen de los Arapaho se sitúa en torno a la bahía de Hudson, y la península del Labrador; emigraron hacia las grandes llanuras, primero se ubicaron en Minnesota y luego en las praderas limitadas por los ríos Yellowstone y Grande, dividiéndose a principios del siglo XIX en dos grupos, los del norte y los del sur, ocupando respectivamente las zonas este de Wyoming y Colorado. Los Arapaho del Norte han vivido desde 1878 en la reserva de Wind River de Wyoming, la tercera reserva más grande los Estados Unidos. La tribu de los Arapaho del Sur vive con los Cheyenne sureños en Oklahoma.

"Arapaho" podría originarse de la palabra Pawnee para "comerciantes", o en la crow alappahó "gente con muchos tatuajes". Ellos se llamaban a sí mismos inu-na ina : "nuestro pueblo". Su lengua de la familia algonquina se divide en tres dialectos: el basanwunema, el atsina o gros ventre, que se convirtió en una tribu independiente, y el na’’wathinahana.

Su arte y ceremonial fueron los más sofisticados de la pradera, especialmente la Danza del Sol, anidaba en ellos la creencia en los personajes invisibles del mundo espiritual.

En las grandes llanuras, los Arapahoe, tendieron a formar fuertes alianzas con los Cheyenne y Kiowa.

TravoisLa llegada del caballo procedente del sur, a través de los españoles, ofreció mayor movilidad y calidad de vida, con lo que los pueblos nómadas como los Arapahoe, podían transportar comida y tipis de mayor tamaño, y desechar la costumbre de abandonar a los anciano; antes usaban perros para tirar de los travois, una especia de carro de arrastre sin ruedas.

Su espíritu guerrero los motivaba a adquirir honores de guerra, mucho más que riquezas materiales, ya que en las tribus nómades de las llanuras, estas eran un estorbo.

Los niños solían pescar y cazar con sus padres como diversión. Practicaban muchos juegos, incluyendo uno con una red en un aro y un palo, donde se intentaba acertar con el palo en el centro de la red, muy parecido al juego de los dardos.