Uktena

 
 
Cargando ....
  Dioses y Personajes Míticos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Uktena Uktena
arriba: Colgante grabado sobre concha marina, la representación de Uktena aquí esta asociada al mundo inferior.
izquierda: Escultura tallada en piedra.
linkCultura Cherokee
linkCosmogonía Cherokee 
Enorme serpiente con cuernos, que en su frente lleva una cresta enceguecedora y cuyas escamas brillan como llamas; algunos indican tenía siete bandas de colores en el cuello, alas en su espalda, que la había traído la lluvia y producía un ruido similar al trueno.

El antropólogo James Mooney (1862-1921) la describió:

"Los que saben dicen que Uktena es una gran serpiente como el tronco de un árbol, con cuernos sobre la cabeza y una cresta brillante como con un diamante en la frente, las escalas semejan chispas de fuego.

Dispone de anillos o manchas de color a lo largo de toda su longitud, no puede ser herida salvo en el séptimo anillo de su cabeza donde está su corazón.

El diamante es llamado Ulun'suti ("Transparente"), y obtenerlo posibilita la mayor maravilla para la tribu.

Su luz brillante enceguece a quien se acerca, haciéndolo correr hacia a ella en lugar de escapar, además su aliento es tan pesado que ninguna criatura viviente puede sobrevivir en caso de inhalarlo.

Verla dormir también es causa de muerte, en este caso no para el cazador en sí mismo, sino para su familia"

Según la tradición fue un chamán Shawnee (vecinos y eventualmente enemigos de los Cherokee) quien la destruyó.

Aganunítsí (Madre del Gran Cerdo) para salvar su vida prometió a los Cherokee que mataría a la serpiente y les llevaría el mágico cristal incrustado en su cráneo para que sanase a los enfermos, llenara los ríos de peces e hiciera crecer el maíz.

El shawnee atravesó el corazón de Uktena disparando una flecha a la séptima banda de color que rodeaba su cabeza. Llamó a todos los pájaros para que fueran a alimentarse de su carne durante siete días.

Después de encontrar el mágico cristal entre los huesos volvió a la aldea Cherokee quienes prosperaron con dicha posesión. El chamán fue menos afortunado, una gota de sangre de la Gran Serpiente lo había tocado, creciéndole en la cabeza una culebra con los ojos inyectados en sangre; se convirtió en escalvo de ella y del mágico cristal, debiendo matar para alimentarlas.

Otras versiones indican a Tlanuwa, el mítico halcón como el responsable de su muerte.