Las siete ceremonias

 
 
Cargando ....
  Cosmogonía
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Ceremonias Cherokee
linkCultura Cherokee
linkCosmogonía Cherokee 
Siete (número sagrado) son las ceremonias que conforman el ciclo religioso. Seis de ellas se celebran cada año, la séptima cada siete.

Las ceremonias anuales se celebran entre marzo y noviembre sobre las bases de las fases de las lunas nuevas.

1. Ceremonia de la Primera Luna Nueva de Primavera. "Cuando la hierba comienza a crecer y los árboles envían sus pálidas nuevas hojas". Celebrada el mes de marzo, con el inicio de la temporada de siembra; siete días con bailes y renovación del fuego sagrado, auguraban el éxito en los cultivos.

La ceremonia incluía incinerar una lengua de ciervo. En todos los hogares se extinguían los fuegos y se los reavivaba con las brasas sagradas.

2. En agosto llegaba la Ceremonia del Maíz Verde. Cuando los frutos estaban lo suficientemente maduros como para poder alimentarse, hecho que no se producía hasta que la ceremonia tuviera lugar.

Mensajeros eran enviados a los poblados para informar cuando se realizaría la celebración, además tomaban siete espigas, una por campo de cada clan.

Cuando los mensajeros regresaban, el jefe y sus siete consejeros ayunaban durante seis días, la ceremonia comenzaba al séptimo. Una vez más el fuego era apagado y renovado. Nuevamente una lengua de ciervo era quemada en el fuego sagrado, esta vez junto a las espigas obtenidas de los clanes. Un polvo de tabaco se rociaba sobre el fuego. Luego el jefe ofrecía una oración, dedicando el maíz al Creador. Luego los participantes se alimentaban con el nuevo maíz, excepto el jefe y sus consejeros que por otros siete días debían usar el que provenía de la cosecha anterior.

3. La Ceremonia del Maíz Maduro, se celebra a finales de septiembre (la única antigua ceremonia que sigue vigente), en una plaza alrededor de un frondoso árbol.

Su duración es de cuatro días, en el baile principal los hombres danzaban con una rama verde en su mano, mientras que las mujeres permanecían fuera de la plaza.

4. Gran Ceremonia de la Luna Nueva. Tenía lugar en octubre, con la aparición de la luna nueva. En sus tradiciones el otoño es la temporada en que el mundo fue creado, por lo que representa la celebración de un año nuevo.

Cada familia lleva productos de su cosecha: maíz, frijoles, calabazas para compartir. Además de los bailes, se realizaba la purificación de los cuerpos "yendo al agua", sumergiéndose en el agua siete veces; y el chamán hacia predicciones para el año próximo.

5. Diez días después de la Gran Ceremonia de la Luna Nueva, se realizaba la "Atohuna" o "Nuevos Amigos". Compromisos de amistad eterna en la que cada persona involucrada consideraba a la otra como a si misma.

La ceremonia era una promesa de fraternidad universal, que implicaba la reconciliación de disputas anteriores. Simbolizaba la unión del pueblo con el Creador y la purificación de cuerpo y mente. Era la ceremonia de mayor carácter religioso.

6. Ceremonia del Envoltorio Sagrado. Se realizaba hacia los finales del otoño.

Es una ceremonia de curación, especialmente importante si se ha perdido a un ser querido. Invita a cada espíritu a estar en ella. Al fuego central cada participante lleva una ofrenda al espíritu del ser querido, es el momento de decirle las cosas que no pudieron hacerse antes de su partida, a menudo recibirán de ellos consejos o advertencias, no son pasado están con los vivos, sólo es necesario conectarse. La muerte no es final, es un cambio de escenario. El amor nunca muere.

Una danza de movimiento circular alrededor de un personaje que sostenía el Envoltorio Sagrado. El baile se repetía durante cuatro noches, en la cuarta antes del baile había una fiesta. Al final de la danza, cerca de la luz del día, los bailarines forman un círculo alrededor del fuego sagrado, uno por uno tres veces avanzan hacia el fuego, en la última lanzan al fuego tabaco y hojas de pino.

7. Cada siete años, la "Danza Uku" reemplaza a la Gran Ceremonia de la Luna Nueva.

El jefe o Uku, dirige a la nación una una ceremonia de Gracias de gran regocijo.

La ceremonia tiene siete días de preparativos, los hombres eran los responsables de dirigir la fiesta, las mujeres de preparar los alimentos y la "Mujer Honorable" calentaba el agua para el baño purificador del jefe.

La ceremonia comenzaba con la presencia de los siete consejeros y la "Mujer Honorable" en la casa del Jefe.

Después del baño, el Jefe se vestía de color amarillo brillante, y era llevado en un trono desde su casa al templo. En la procesión varios consejeros los preceden, mientras un músico camina a su lado.

Llegado el trono a la plaza, permanecería allí hasta el día siguiente. Durante la vigilia, el jefe y sus funcionarios mantiene silencio profundo, mientras la gente pasa la noche bailando en el templo.

A la mañana siguiente, los asistentes levantan al jefe del trono para llevarlo a un círculo marcado en el centro de la plaza, es en ese momento que puede tocar el suelo.

En el círculo sagrado comienza la Danza Uku. El jefe con gran dignidad inclina su cabeza a cada espectador que le respondía el saludo.

Fuera del círculo, los funcionarios en fila de uno repiten sus pasos.

Cuando se termina el baile, nuevamente ocupa el trono blanco, rodeado de asistentes se mantiene hasta la puesta del Sol. Mientras tanto el resto disfruta de la fiesta. Luego el jefe es llevado nuevamente a su casa. Con excepción del baño ritual, el comportamiento se repetiría en los próximos tres días.

Al cuarto el jefe "revierte sus poderes civiles y religiosos de su mano derecha" y se llega a la conclusión de la ceremonia.