Los dos hermanos

 
 
Cargando ....
  Cosmogonía
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
linkCultura Inuit
linkCosmología Inuit 
Este relato mítico, ambientado en el "Tiempo Distante", nos habla de dos hermanos que vivían con su madre y padre. Eran dos muchachos jóvenes que siempre vagaban juntos de un sitio a otro. Un día los muchachos andaban entre los árboles cuando descubrieron un nido de pájaros conocidos como "ladrones de campo". El muchacho más joven dijo a su hermano que esos pájaros siempre robaban cosas de los poblados y que con un palo afilado iba a matar a los polluelos. Así lo hizo. Subiéndose al árbol y, aprovechando que los polluelos tenían los picos abiertos, empujó el afilado palo hasta el fondo de sus gargantas, y los mató. Finalmente, quedó sólo un pajarito y el hermano mayor obligó al muchacho más joven a dejarlo con vida, salvando un pájaro.

Cierto invierno, cuando los muchachos iban de excursión descubrieron un conejo y empezaron a perseguirlo. Los hermanos se separaron y se perdieron. Entonces, los animales ayudaron a los hermanos a sobrevivir; les alojaron en sus casas y madrigueras, donde los muchachos fueron alimentados y resguardados del frío. Llegó el momento de que los hermanos se marchasen y los animales les pidieron que cuando se fuesen anduviesen un buen trecho antes de volver la vista atrás. Obedientes, así lo hicieron y tras caminar un rato, miraron hacia atrás; entonces vieron una casa de castor con dos castores que nadaban alrededor.

Ambos hermanos regresaron a su casa y cultivaron una vejez placentera y tranquila. Finalmente el hermano más viejo murió, seguido estrechamente de su hermano menor. Al llegar al otro mundo, el más joven vio inmediatamente a su hermano andar hacia él. Rápidamente, pudo ver que su hermano tenía un corte en el labio y notó que él también tenía un corte similar. El hermano mayor le explicó que aquel corte era el castigo que merecían por haber matado a aquellos pájaros sin sentido. Ambos hermanos se preguntaron a dónde debían ir. Tenían gustos diferentes; mientras que al más viejo le gustaba la tierra, el más joven prefería tener su casa en el océano. Entonces decidieron separarse, yendo cada uno al lugar donde más le gustase para vivir. Así, el hermano más viejo se hizo una liebre, mientras que más joven una foca.

En esta leyenda vemos cómo dos hombres se transforman en animales después de su muerte. La muerte, no es vista por el pueblo inuit como una tragedia, sino que es el final de una fase y el paso a otra. Este relato es un buen ejemplo de esta concepción sobre la muerte. De hecho la gente inuit está de algún modo concientizada para no tomarse la vida demasiado trágicamente, sino para adoptar una actitud más abierta, para saber reírse de sí mismos y para disfrutar de los triunfos de la vida. La risa y las bromas son una parte necesaria de vida. No importa lo seria que sea una ceremonia, allí bromearán y se reirán, mientras cantan y bailan.


Fuentes:

http://www.cervantesvirtual.com/historia/TH/cosmogonia_inuit.shtml#1