Murales de Bonampak

Arte Precolombino
Cargando ....
Portada Pueblos OriginariosPortada
Twitter Pueblos Originarios
Secciones Pueblos OriginariosSecciones
linkCultura Maya 
En la selva Lacandona de Chiapas se encuentra la ciudad Maya de Bonampak, en ella se levantó el Templo de los Frescos, compuesto por tres cuartos independientes cuyas paredes y techos están totalmente decoradas con pinturas realizadas a fines del siglo VIII. Los acontecimientos representados sucedieron entre los años 790 y 792. En el cuadro de abajo, sobre el esquema de la obra pictórica realizada en cada uno de los cuartos, podés apreciar en detalle esta magnifica expresión de la cultura maya. Se han incluido imágenes reales y otras reconstruidas.

Bonampalk: Templo de los Frescos.El Templo de los Frescos está al pie de una colina natural terraceada, hacia arriba hay otras edificaciones, en su conjunto alcanzan los 46 m de altura. La construcción tiene tres puertas que conducen a igual número de cuartos independientes, cuadrados y con techo en falsa bóveda.

Paredes y techos fueron ilustrados de manera similar, la escena principal se presenta al espectador a su entrada, y la mayoría de los personajes dirigen la mirada hacia el centro.

Cuarto I: En la escena principal ante el gobernante Yajaw Chan Muwan II acompañado por sus esposas, es presentado un niño pequeño, probablemente futuro heredero. En las paredes circundantes, hay un grupo de señores con ropas blancas miran al centro. En el panel inferior se destaca una procesión de músicos. El evento está fechado en diciembre de 790.

Cuarto II: Se representa la batalla del 2 de agosto de 792, la victoria de Bonampak y la presentación de los prisioneros. Chan Muwan II con pieles de jaguar, controla al cautivo principal, se observan a los otros, despojados de ropas, con la sangre que cae de sus uñas tras la tortura.

Cuarto III: Se puede ver la ceremonia de victoria con dirigentes, músicos, danzantes y prisioneros de guerra. En un costado de la escena tenemos al gobernante junto con su familia realizando un autosacrificio, dando gracias a los dioses por la victoria conseguida.