Lengua Matlatzinca

 
 
Cargando ....
  Lenguas
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
La lengua matlatzinca junto a la ocuilteco forman parte de la rama sur de la gran familia lingüística otopame. El nombre autóctono de la lengua es pjiekak'joo, "la lengua que yo hablo".

Actualmente, San Francisco Oxtotilpan cuenta una población superior a los 1.000 habitantes. En su mayoría, las personas adultas y los jóvenes hablan el idioma; los adolescentes y los niños lo entienden, pero ya no lo utilizan.

A continuación una descripción de la lengua extraida de la obra de Francisco Piementel (lingüista mexicano 1832 -1893): Cuadro descriptivo y comparativo de las lenguas indígenas de México. Tratado de filología mexicana.

El alfabeto de la lengua matlatzinca tiene veintiuna letras:

a, b, ch, d, e, g, h, i, k, m, n, o, p, r, t, tz, th, u, x, y, z.

Pronunciación

Respecto a la pronunciación sólo puedo decir que la d se muda en r, en composición y fuera de ella, y vice versa; y que también es frecuente el cambio de la b por p, o de la p en b. Aunque la i latina y la y griega suenan lo mismo en muchos casos, como en yni, sin embargo, los autores usan de una u otra letra con el objeto de distinguir en lo escrito el significado de algunas voces. La th y la t se usan indiferentemente por un mismo autor; no obstante esto, creo que hay diferencia en la pronunciación de esas letras. Según Basalenque no hay s; pero como Guevara la usa en vez de z, se infiere que esta letra se pronuncia como s, y que este sonido existe en el idioma; yo usaré, sin embargo, de la z conforme a Basalenque.

Combinación de letras

La combinación de vocales y consonantes es proporcionada, siendo pocas las palabras que tienen una pronunciación forzada como nikaxthoho. La h, que es una aspiración, es la letra que domina en el idioma, y de su concurrencia con otra u otras consonantes es de lo que suelen resultar algunas palabras duras.

Se encuentran varias voces en que se nota la repetición de una misma vocal; verbi gratia, nimeyaa, la costumbre; naa, la orilla; inbotunutzii, la rabadilla; inchuu, la leche.

Hay poca variedad en el principio de los vocablos, porque los nombres, los verbos y los derivados se marcan con partículas prepositivas, que son siempre las mismas. Casi todas las palabras acaban en vocal.

Sílabas

El idioma matlatzinca es polisilábico, y aunque tiene monosílabos son pocos. Ejemplos:

Ba, desde allí.

Huema, hombre.

Nibama, hocico.

Kitubari, estar echado.

Inbeyahata, maldad.

Inbotubethiri, ingle.

Kitubeginxathita, corregir como juez.

Nitehahadineheta, argumento.

Nirahatzobuthoneheta, longanimidad.

Kitateginchimuthohuinikuhumbi, ando compuesto y doy buen ejemplo.

Composición

La composición de las palabras es de mucho uso, y se tiene como elegante. Ejemplos: kitikikarithohoki, temer y ser bueno; kimituhoritakimindutzitzi, buscar lo que se ha de comer; kitabutochikitabunuti, amé y cumplí.

Hay algunos adverbios o partículas que al componerse se dividen; verbi gratia, con kitzitzi, comer, y el adverbio pukah, cómo, se dice pu-ki-kah-tzitzi, cómo yo como.

Las figuras de dicción se cometen con mucha frecuencia al componerse las palabras, y aun en otros casos, es decir, se cambian, omiten o agregan letras o sílabas, lo cual es causa de que el idioma aumente varias veces su dificultad.

Hay muchas partículas que se usan en composición con las palabras...

Riqueza

Parece rico el idioma en número de voces. El padre Basalenque, hablando de él, dice: «Tiene varias significaciones de verbos que lo que acá hablamos con un verbo como tañer que sirve para campana, órgano, trompetas, etc.; ellos para cada una de éstas tienen distintos verbos: asimismo nuestro verbo sacar sirve para sacar agua de la tinaja, pan de la caja, ropa del cestón; ellos no usan esto sino que usan de distintos verbos». El mismo autor agrega en otro lugar: «También se note que no por saber un verbo lo pueden usar en todas ocasiones echándole el sustantivo, como lo hace el castellano, que con este verbo poner y el sustantivo dice todo lo que quiere, como pon esa espada, pon esa alfombra, pon ese jarro, pon esa silla: en esta lengua para estas cuatro cosas tiene varios verbos: para la espada por ser larga y en el suelo dice dikabi, y así a todas las cosas largas; y si ponen éstas arriba dikatzi; para las segundas que son anchas dicen dipihibi, y si es arriba dipihitzi; para las terceras que son huecas dicen dipuebi, y si es encima dicen dipuetzi; para las cuartas que son redondas y sólidas dicen dichobi, y si es arriba ditzotzi».

Onomatopeyas

Parece muy escaso en voces onomatopeyas, pues entre cosa de dos mil quinientas palabras que he examinado, apenas hay tres o cuatro que imitan la naturaleza.

Voces metafísicas

Daré ejemplos de algunas voces metafísicas, cuyo origen no he encontrado que esté en cosas materiales.

Nitepuenyaa, pensamiento o memoria.

Kitutuhegthi, entender.

Ninahui, voluntad.

Muthohoneheta, bondad.

Ninahoxemi, verdad.

Ninkuthi, cosa.

Kituteyoyaa, olvidar.

Nitethochineheta, amor.

Nitenithamineheta, pereza.

Otra clase de palabras metafísicas no se encuentran en el diccionario, tales como esencia, idea, ser. Algunas otras se suplen; verbi gratia, tiempo es inhiabi, que significa día, sol; sustancia se exprese con niyeh, suyo.

Género y caso

Carece el idioma de signos para marcar el género, y de declinación para expresar el caso. Sin embargo, el vocativo tiene algunas partículas prepositivas que le distinguen, y son ka, ki, ma, las cuales tienen diferente uso según el sexo de la persona que habla y de aquélla a quien se habla.

El genitivo se puede expresar con las partículas posesivas o con sólo la yuxtaposición; verbi gratia, huerihui, hijo; Pedro huerihui, hijo de Pedro, poniendo primero el nombre del poseedor y luego el de la persona o cosa poseída.

Con sólo la yuxtaposición se expresa también calidad y otras relaciones semejantes; verbi gratia, de huema, hombre, e inhami, tierra; huemainhami, hombre de tierra.

Número

Hay número singular, dual y plural. El singular se marca con una de estas ocho partículas prepositivas: huetu, ma, hue, huebe, i, in, ni, nin. De estas partículas, las cuatro primeras sólo se usan con nombres de seres racionales. Huetu con nombres propios de varones; ma con nombres propios de hembras; hue con nombres sustantivos comunes y adjetivos; verbi gratia, huema, hombre; huebana, hocicudo; de nibana, hocico; huebe va con nombres verbales. De las otras partículas, i suele anteponerse a hue y también a ni o nin, según algunos ejemplos que veo en el diccionario; pero comúnmente se antepone sólo a nombres de irracionales; in va raras veces con nombre de racional, siendo su uso común acompañar los de seres inanimados, o de irracionales; ni acompaña algunos sustantivos, dice la Gramática; pero no explica cuáles, así como a todos los verbos volviéndolos nombres; en el diccionario lo que he observado respecto a las partículas in y ni, es que hay algunos nombres que sólo con cambiar una de estas partículas en la otra cambian de significado; verbi gratia, nichaxi, la obra de carpintería; inchaxi, la azuela; sobre la partícula nin no encuentro explicación especial; pero sospecho que sólo es una variedad eufónica de ni.

Además de las partículas mencionadas, se ven en el diccionario py y pu, con las cuales empiezan varios sustantivos; pybahui, el telar; pybari, el aposento donde se duerme; puhetzi, el pueblo; etc. Sin embargo, no encuentro en la gramática explicación sobre éstas ni otras iniciales.

El signo del plural es la sílaba ne, antepuesta; verbi gratia, nema, los hombres: dicho signo se usa con todos los nombres de seres animados y muchos de inanimados, aunque no todos.

Algunos nombres de parentesco tienen como signo del plural la terminación e, la cual se ve igualmente en muthohue, buenos; plural de hithohui, bueno; pero esto debe verse como una excepción. Esa misma terminación e la veremos en el plural del pronombre de la tercera persona, en algunos tiempos del verbo, y en otros casos.

Derivados

Hay ciertos nombres en matlatzinca derivados de sustantivos, adjetivos y verbos, cuyo signo es la terminación neheta, muchos de los cuales tienen significación de abstractos. Ejemplos:

Niahentaneheta, la ausencia.

Nitebenuneheta, liberalidad.

Nitebeyeheneheta, el reinado.

Inbothethineheta, la golosina.

Nibunibineheta, la divinidad.

Nichahathineheta, la hermosura.

Pugihineheta, lugar donde entran y salen.

Nitehahadineheta, el argumento.

Nitehahathineheta, la limosna.

Los nombres gentilicios se forman con la partícula prepositiva hue, verbi gratia, intohati, México; huetoxati, el mexicano.

Los diminutivos se expresan por medio de partículas intercalares, como te, cho, etc.; huema, hombre; hue-te-ma, hombrecillo, hombre vil, en significación de desprecio.

El comparativo y el superlativo se forman también por medio de partículas intercalares que significan más, muy, mucho, en gran manera; verbi gratia, kithohui, bueno; ki-muten-thohui, mejor; ki-murahanten-thohui, bonísimo.

Por medio de la partícula he se expresa respeto, reverencia; verbi gratia, kaki, yo; hekaki, mi merced. Las partículas tu, chu, ri, o di tienen el mismo objeto; huema, hombre; hue-tu-ma, hombre digno de honra, de respeto.

El adjetivo numeral tiene varios derivados. Por medio de la terminación ni se expresan veces; dahui, uno; dani, una vez; kuta, cinco; kutani, cinco veces, y así con los demás, aunque en la formación de algunos hay irregularidades.

Los ordinales se forman agregando a los cardinales la partícula imube; verbi gratia, rahui o dahui, uno; imuberahui, primero; nohui, dos; imubenohui, segundo; yun, tres; imubeyun, tercero.

Pronombre personal

El pronombre personal se expresa de esta manera:

Kaki, yo.

Kakuehui, kakuebi o kakuehebi, nosotros dos.

Kakohuiti, kakehebi, nosotros.

Kahachi, tú.

Kachehui, vosotros dos.

Kachohui, vosotros.

Inthehui, aquél.

Inthehuehui, aquellos dos.

Inthehue, aquéllos.

Posesivos

El posesivo, hablando en general, de una manera indeterminada, se expresa así:

Singular

Niteyeh, mío.

Kaxniyeh, tuyo.

Niyeh inthehui, suyo.

Dual

Inbetheyeh, de nosotros dos.

Kachehui intheyeh, de vosotros dos.

Intheyeh huehui, de aquellos dos.

Plural

Inboyeh, de nosotros muchos.

Indoyeh kachohui, de vosotros muchos.

Indoyeh inthehue, de aquellos muchos.

La partícula característica de este posesivo es yeh o ye, pues las otras de que se compone, nite, etc., excepto kax, las vamos a ver luego expresando posesión de una cosa particular, de modo que yeh, como dice Basalenque, «expresa posesión general». Las palabras inthehui, kachehui, etc., que se ven con el posesivo, son los pronombres personales que concurren a su formación.

Demostrativos y relativos

Los demostrativos se expresan así, según Basalenque:

Nini, éste.

Ninie, éstos.

Titii, aqueste.

Inthehui, aquél, hablando de un ser animado; nihi, de un inanimado.

Kiteni, el cual.

Este último parece relativo por su significación.

Modos y tiempos del verbo

El verbo matlatzinca no tiene más que indicativo e imperativo. Los tiempos, en el indicativo, son presente, pretérito imperfecto, pretérito perfecto y dos futuros. El imperativo no tiene más que un tiempo. Participios hay de presente y de futuro.

Preposición, adverbio y conjunción

Hay pocas preposiciones, por lo cual dice Basalenque que «con una se expresan muchas de las nuestras».

Las conjugaciones también son escasas.

Los adverbios abundan. Sin embargo, no hay el afirmativo sí, de modo que para responder es preciso hacerlo repitiendo la pregunta, como en latín.

Algunos adverbios y preposiciones se suplen por medio de partículas; verbi gratia, pu, que se traduce por allí o de allí, como en la palabra ki-pu-mebue, allí le azotaron; py o y, que significa allá o en; pyhiti, en el cielo; pitzitzi, en el comedor.

Py también significa con, y en esto sentido sirve para formar adverbios de modo; nikatzo, necio; pynikatzo con necedad, neciamente.

El modo de contar

Era por veintenas. He aquí los números cardinales del pirinda, donde se observará que cuatrocientos tiene un nombre especial.

Uno, yndahui.

Dos, ynahui.

Tres, ynyuhu.

Cuatro, ynkunohuy.

Cinco, ynkuthaa.

Seis, yndahtohui.

Siete, ynethohui.

Ocho, ynenkunohui.

Nueve, ymurahtadahata.

Diez, yndahata.

Once, yndahata musdahui (10 + 1).

Veinte, yndohonta.

Cien, ynkuta-ta (5 x 20).

Cuatrocientos, dahanuta.