Ciudad Blanca o del Dios Mono: ¿Ciudad o civilización perdida?

 
 
Cargando ....
  Sitios Arqueológicos
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

Fundamentos

Tradición Pech

Según los Pech (Payas), existe un sitio monumental con terrazas y edificios construidos de piedra blanca en la región selvática de la Mosquitia, en un paso a través de las montañas, confluencia de dos ríos. Es un sitio sagrado que recibe varios nombres: Kao Kamasa ("Casa Blanca"), Wahau Patatahua ("Lugar de los antepasados"), Cerro de la Palmera.

link Ciudad Blanca Pech 

Mito de Quetzalcóatl

En el año 999 d.C., Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl se dirigió -para desaparecer luego- de Cholula a Tlillan Tlapallan ("Lugar del negro y rojo"), lugar de la sabiduría ubicada hacia el este. Algunos autores sostienen que se trataba de la Ciudad Blanca, un lugar de retiro interior de origen maya.

Doris Zemurray Stone, en su libro "Arqueología de la Costa Norte" (1941) detalla que la cerámica hallada en la zona del río Negro -dentro del área donde se ubicaría la Ciudad Blanca- presentaba diseños similares a los de la cerámica del Período Clásico (300 -1000 d.C.) presentes en Cholula pintadas en color rojo. El "Lugar del negro y rojo" podría tratarse del río Negro y la cerámica roja. Los indios Pech de la zona también se caracterizaban por producir cerámicas pintadas de negro y rojo.

linkBiografía de Topiltzin Quetzalcóatl 

1526 - Hernán Cortés

En 1526, desde Tenochtitlán, Cortés escribe a Carlos V, la Relación donde detalla la expedición a Honduras. En ella menciona la mítica ciudad, de la que tenía noticias de parte de los comerciantes de los pueblos conquistados en México, que hablaban de las riquezas que existían en Centroamérica en la llamada "ruta del oro".

"tengo noticia de muy grandes y ricas provincias, y de grandes señores en ella, de mucha manera y servicio, en especial de una que llaman Hueitapalan, y en otra lengua Xucutaco, que ha seis años que tengo noticia de ella, y por todo este camino he venido en su rastro, y tuve por nueva muy cierta que está ocho o diez jornadas de aquella villa de Trujillo, que puede ser cincuenta o sesenta leguas. Y de ésta hay tan grandes nuevas, que es cosa de admiración lo que de ella se dice, que aunque falten los dos tercios, hace mucha ventaja a esta de México en riqueza, e iguálale en grandeza de pueblos y multitud de gente y policía de ella",

link Carta de Relación de Hernán Cortés 

1544 - Cristóbal de Pedraza

Cristóbal de Pedraza, obispo de Honduras, en su "Relación de la Provincia de Honduras y Higueras" de 1544, dice haber contemplado desde una montaña en plena selva Mosquitia la mítica ciudad.

Describió un extenso establecimiento indio desconocido, en un valle y que la hija de un cacique le había relatado las riquezas de la ciudad de la que provenía, donde los utensilios eran de oro.

link Relación de la Provincia de Honduras y Higueras 

1933 - Jesús Aguilar Paz

Mapa. Referencia de Agular PazJesús Aguilar Paz (Honduras, 1895 -1974), Químico y Cartógrafo. Recorrió el país a lomo de mula entre los años 1915 y 1933 para realizar el primer Mapa General de la República de Honduras, que fue utilizado oficialmente hasta 1994.

Para determinar el lugar de Ciudad Blanca, recorrió y se entrevistó con miembros de las tribus Tawahkas, Miskitos y Pech. Con un signo de interrogación y el texto "Ruinas de Ciudad Blanca", marcó un punto cercano a los ríos Pao -afluente del Wampú-, Plátano y Paulaya.

Christopher S. Stewart que en su libro Jungleland (2013) recrea la expedición de Theodore Morde, relata que el explorador se habría reunido con el cartógrafo y elegido ese punto como partida para su aventura. El mapa -podés ampliarlo- sobre el que marcamos el punto referido por Aguilar Paz, ilustra el mencionado libro.

1939 - Theodore Morde

In the los city of ancient America's Monkey GodEn 1939, Theodore Morde, luego de cinco meses internado en la selva, aseguró haber encontrada la mítica ciudad, que indicó estaba dedicada al Dios Mono.

Inundaciones le impidieron realizar excavaciones, retornando con objetos para probar su hallazgo. En 1940 publicó un artículo, relatando su experiencia, en un semanario norteamericano con el título "In the lost city of ancient America´s Monkey God".

Falleció sin cumplir su promesa de regresar y sin revelar la ubicación de la "Ciudad Perdida del Dios Mono".

link Biografía de Theodore Morde 
link"In the lost city of ancient America´s Monkey God".
Traducción del artículo publicado en The American Weekly

 

La existencia de la Ciudad Blanca, un sitio monumental con terrazas y edificios construidos con piedra blanca en las selvas de la Mosquitia hondureña, se basa en las tradiciones de los indios Pech y en las menciones de Hernán Cortés (1526) y del obispo hondureño Cristóbal de Pedraza (1544). En el año 1939, el explorador norteamericano Theodore Morde, afirmó haberla encontrado, indicando que estaba dedicada al Dios Mono, la llamó la "Ciudad Perdida del Dios Mono" y revitalizó la leyenda.

Dios Mono

Dios Mono en el sitio Walpaulbantara, Departamento Gracias a Dios.

Crucitas de Aner

Los montículos de extenso sitio Las Crucitas de Aner, Departamento Olancho.

Se trataría de un sitio fabuloso, centro comercial prehispánico para el intercambio entre culturas mesoamericanas y andinas, del que se han contado muchas versiones. La Mosquitia es un extenso laberinto arqueológico, continuamente se encuentran sitios de considerable dimensión que algunos asocian con la Ciudad Blanca.

El arqueólogo Christopher Begley, de la Universidad de Chicago, que llevó a cargo investigaciones desde 1991, para su tesis doctoral, documentó 200 sitios -de los que excavó 12- en la Mosquitia, concluyó: “hay tantos restos arqueológicos en La Mosquitia que siempre se va a estar encontrando una nueva Ciudad Blanca. Lugares a los que antes se les llamó con este nombre son lugares ahora conocidos, y en muchos casos abandonados o utilizados como potreros para ganadería o campos de agricultura de subsistencia”.

El Heraldo. 16.07.2012

Fotografía de la edición del 16 de Julio de 2012 con la que El Heraldo de Tegucigalpa presentó la noticia del descubrimiento con el título "Emergen vestigios de Ciudad Blanca".

Luego de décadas, en las que se escucharon relatos de exploradores, aventureros y buscadores de oro, acerca de las murallas blancas de una ciudad perdida que podían vislumbrarse entre el follaje de la selva, en el siglo XXI se realizaron búsquedas con sofisticadas tecnologías.

En el año 2012, con equipos satelitales facilitados por la Universidad de Houston, se pudieron identificar construcciones humanas; la tecnología provista, conocida como LIDAR (siglas en inglés de Detección Aérea de Luz y Medidas de Rangos) permite observar el suelo despejándolo de la vegetación.

En mayo, el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) comunicó el hallazgo: Edificaciones en un área de 5 km2 en medio de la selva del Departamento de Colón. El 11 de junio de 2012 el gobierno de Honduras declaró un área de 1000 km2 como zona de protección arqueológica.

En Agosto del año 2013, El IHAH comunica que con la ayuda de la Universidad Estatal de Colorado (EE. UU.), identificaron una ciudad contigua a la descubierta en el año 2012. la que ahora se denomina Ciudad Blanca 1. Precisan un poco más la ubicación: entre los Departamento de Colón y Gracias a Dios. En conjunto ambas ciudades tendrían el triple del tamaño de Copán, el legado de los mayas más importante conocido en Honduras.

Hombre-Jaguar

La peculiar cabeza de piedra, de lo que parece un ser mitad hombre, mitad jaguar, que podría ser la representación espiritual de un chamán.

Christopher Fisher, arqueólogo la Universidad Estatal de Colorado, al analizar las imágenes obtenidas con la tecnología LIDAR, distinguió características no naturales que se extendían más allá de 1,5 km a través del valle y que el terreno a lo largo del río había sido remodelado por acción humana. Encontró evidencias de arquitectura pública y ceremonial, grandes movimientos de tierra y montículos de casas, posibles canales de riego y embalses; todo conducía a pensar que se trataba de una ciudad precolombina.

Liderada por Fisher, el 25 de febrero de 2015 una expedición multidisciplinaria organizada por la National Geographic, finalizó la primera etapa de investigación terrestre. En su página web informa el descubrimiento de una ciudad con extensas plazas y una pirámide de barro, también de 52 artefactos que se asomaban por encima de la tierra. Hablan de una cultura que floreció hace 1.000 años y luego desapareció.

Entre los objetos hallados figuran, la cabeza tallada de piedra de un "hombre-jaguar", asientos ceremoniales de piedra y recipientes tallados con figuras zoomorfas. Muchos más se encontrarán en suelo, con posibles enterramientos. El miembro del equipo Oscar Neil Cruz, arqueólogo líder en el IHAH, cree que los artefactos datan del año 1000 a 1400.

Los objetos se documentaron pero no se excavaron. Para proteger el lugar contra saqueadores, no se reveló su ubicación.

El etnobotánico estadounidense Mark Plotkin, experto en los ecosistemas de la selva tropical afirmó "Esta es claramente la selva menos alterada en Centroamérica. La importancia de este lugar no puede ser subestimada". Los expedicionarios cuentan que los monos los miraban asombrados, como señal de que nunca habían visto a un ser humano.

National Geographic promete ampliar la información y continuar las investigaciones. En tanto, muchos arqueólogos ya no creen en la existencia de una única Ciudad Blanca, sino que la Mosquitia alberga varias, que en conjunto representarían toda una civilización perdida.


Fuentes:

http://www.elheraldo.hn/csp/mediapool/sites/ElHeraldo/AlFrente/story.

http://www.laprensa.hn/honduras/regionales/343057-410/hallan-segunda-ciudad-blanca

news.nationalgeographic.com/2015/03/150302-honduras-lost-city-monkey-god-maya-ancient-