Vicente Yáñez Pinzón

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 

España

1461 ~ 1523

Vicente Yáñez Pinzón

Ampliar imagenÓleo sobre lienzo de Julio García Condoy. Museo Naval de Madrid.
Nació en la localidad andaluza de Palos de la Frontera (Huelva) hacia 1461.

Adquirió desde su juventud amplia experiencia en las artes de la navegación, acompañando sobre todo a su hermano Martín Alonso en viajes comerciales realizados por la costa atlántica y mediterránea.

Entre 1477 y 1479, se le conocen acciones de piratería por las costas catalanas y de las Baleares.

La Niña

La Niña
Vicente Yáñez Pinzón capitaneaba a 26 hombres, entre los que se encontraba el propietario de la embarcación, Juan Niño.
La Niña, de unas 50 toneladas y sólo 21,44 metros de eslora y 6,44 metros de manga, le sirvió a Colón para su viaje de regreso a Palos de la Frontera, donde llegó el 15 de marzo de 1493.

Se unió a los proyectos de Colón de la mano de su hermano Martín Alonso, el más importante armador y navegante de la comarca situada en la ría formada por la desembocadura común de los ríos Tinto y Odiel, cuya personalidad hizo que Vicente Yáñez permaneciera en un segundo plano durante los preparativos y el desarrollo del primer viaje del descubrimiento (1492), en el que tomó parte como capitán de la Niña.

Ayudó a Cristóbal Colón en los momentos difíciles de los motines y luego en los descubrimientos efectuados en las Lucayas (Bahamas) y en Santo Domingo. No secundó a su hermano cuando desertó con la carabela la Pinta y estaba al lado de Colón el 24 de diciembre de 1492, cuando naufragó la nave Santa María. Llevándolo de regreso a España.

Al anularse el monopolio colombino y atraído por las expectativas de riqueza que abría el descubrimiento de las nuevas tierras americanas, tras el regreso a España y muerto su hermano Martín, Vicente Yáñez Pinzón firmó el 6 de junio de 1499 una capitulación, con Juan Rodríguez de Fonseca en nombre de los Reyes Católicos, que le autorizaba para efectuar nuevos descubrimientos en las Indias. La importancia de esta capitulación radica en que es la única que se conoce correspondiente a los viajes que se inauguran a partir de 1499. Quedó estipulado pagar a los reyes la quinta parte, una vez deducidos los gastos de armazón y viaje. El resto de las ganancias quedarían para los participantes. Vicente Yáñez Pinzón sería su capitán principal.

La familia Pinzón equipó a sus expensas cuatro carabelas pequeñas y unos 70 o 75 tripulantes que se hicieron a la mar desde el puerto de Palos en diciembre de 1499. Llegados a las islas de Cabo Verde, fueron arrastrados por una tormenta que les hizo alcanzar la costa del Brasil en enero de 1500, tres meses antes que llegase Pedro Álvares Cabral, tocando tierra en el cabo de San Agustín al que llamaron de Santa María de la Consolación.

Navegó 600 leguas a lo largo de la costa en dirección noroeste, recorrió la desembocadura del río Amazonas (Marañón) y del Orinoco, que llamó río Dulce.

Prosiguió hacia el mar de las Antillas por la costa de las Guayanas y desde Paria se dirigió a la isla de La Española donde arribó el 23 de julio de 1500. Completó su periplo en Bahamas donde recogió una carga de esclavos y palos tintóreos. Había perdido de dos barcos y algunos hombres, regresó a España en septiembre de 1500.

Desde el punto de vista económico este viaje representó un fracaso, que dejó a los Pinzón en la pobreza y a Vicente Yáñez al borde de una quiebra total, pero tuvo una gran importancia desde el punto de vista geográfico, ya que fue el primero en cruzar la línea del Ecuador y encontrar las costas brasileras y el Amazonas.

Fernando el Católico otorgó a Vicente Yáñez en 1501 la gobernación de la costa que había hallado, que iba desde el Cabo de Santa María de la Consolación hasta la desembocadura del Orinoco. El 8 de octubre de 1501 fue armado caballero por el monarca en la torre de Comares de la Alhambra de Granada.

El 19 de noviembre de 1493 Colón había desembarcado en la Isla de “Burenquen” habitada por tainos y que hoy la conocemos como Puerto Rico, tomado posesión de la isla y bautizado como "San Juan Bautista".

La isla había quedado al margen de la empresa colonizadora, por lo cual la corona española, tratando de iniciarla, le otorga a Vicente una nueva capitulación el 24 de abril de 1505. La capitulación convertía a Vicente Yáñez Pinzón en capitán y corregidor, con jurisdicción civil y criminal si se radicaba en la isla de San Juan Bautista dentro del término de un año. Además, se tenía que comprometer a fundar una villa de no menos de 50 familias, debía construir una fortaleza, cuya alcaidía le correspondería por dos vidas. La capitulación prohibía la entrada de moros y judíos, así como la inmigración de colonos que no proviniesen directamente se España. La Corona se reservaba la propiedad de minas y salinas, con la salvedad que los colonos podrían explotarlas mediante el pago de una regalía de un veinte por ciento. Pinzón quedaría bajo la autoridad de Nicolás de Ovando, que gobernaba desde Santo Domingo a nombre de la corona.

Vicente Yáñez Pinzón demostró mayor interés en nuevas expediciones hacia el continente, incumpliendo las cláusulas de la capitulación.

En 1508, el rey Fernando II el Católico convocó la Junta de Burgos para encontrar una solución a la ruta de la Especiería, y a ella citó a Vicente Yáñez, junto con Juan Díaz de Solís, Juan de la Cosa y Américo Vespucio. En dicha reunión se tomó el acuerdo de enviar una expedición que buscase un canal o paso interoceánico a la altura de la costa de Honduras, para cruzarlo y llegar a las islas de la Especiería, lo que venía a representar la continuidad del primer viaje de Colón.

Vicente Yáñez, junto con Díaz de Solís, firmaron la capitulación de este viaje de exploración. En el mismo año de 1508 partieron hacia las Antillas, en el que recorrieron las costas de Darién, Veragua y Paria, actuales de Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Al no encontrar el paso buscado, rodean la Península de Yucatán y se adentran en el Golfo de México hasta los 23,5º de latitud Norte, protagonizando uno de los primeros contactos con la civilización azteca. Regresan a España, llegando en agosto de 1509.

Al regreso de ese viaje, Vicente Yáñez se casa por segunda vez y se establece en Triana, testificando en 1513 en los Pleitos Colombinos. En 1514 se le ordena acompañar a Pedrarias Dávila al Darién, pero Vicente Yáñez se encuentra enfermo y pide que se le excuse. Era el 14 de Marzo de 1514, y éste es el último documento en que se le menciona. Según su amigo, el cronista Fernández de Oviedo, Vicente Yáñez murió ese mismo año, probablemente a fines de septiembre, sin que se sepa el lugar donde fue enterrado, seguramente en el cementerio de Triana.