Diego Velázquez de Cuéllar

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Diego de Velázquez

España

1465 ~ 1524

Cartas de Relación
Hernán Cortés
Nacido en Cuéllar (Segovia) en el año 1465, en el seno de una de las más nobles familias de dicha villa. Siendo joven luchó en los Tercios de Flandes.

Marchó a las Indias en 1493, en el segundo viaje de Cristóbal Colón.

Contó con el apoyo del obispo Rodríguez de Fonseca y colaboró con el gobernador Nicolás de Ovando (1501-1509) en el sometimiento de los nativos de La Española.

Fundación de La Habana

El historiador cubano Emilio Roig de Leuchsenring (1889-1964) escribió: “La fundación de La Habana está sumida en una profunda oscuridad. Solo puede decirse con seguridad que La Habana fue fundada por los colonizadores españoles por orden e instrucciones de Diego Velázquez. Así de vaga es la cosa”.

Algunas crónicas señalan que el 25 de Julio de 1515, Pánfilo de Narváez, con instrucciones de Velázquez, funda San Cristóbal de La Habana, a orillas del río Mayabaque, unos 30 km. al sur de la actual ubicación.

El TempleteEl propio Diego de Velázquez dispuso dos veces su traslado, hasta establecerla en la costa norte. El 16 de noviembre de 1519, bajo una frondosa ceiba se realizó la primera misa y el primer cabildo, esta fecha es la considerada para celebrar su aniversario. En 1828 se edificó El Templete -en la Plaza de Armas- para conmemorar el sitio histórico, en su interior se exponen pinturas de Jean Baptiste Vermay (Francia, 1786 – 1833) que recrean la primera misa y el primer cabildo bajo la ceiba:

La Habana: Primera Misa La Habana: Primer Cabildo

El gobernador Diego Colón (1509-1515) le puso al frente de una expedición para conquistar y poblar Cuba en 1511, primero como capitán y más tarde como gobernador de la isla.

Ese mismo año de 1511, derrotó a Hatuey, cacique de los indios caribe.

El 15 de agosto de 1511 funda en la costa norte oriental -los indígenas la llamaban Baracoa ("Tierra Alta")- la villa “Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa”, primera población española en la isla. Allí fijo su residencia y la declaró capital política.

Velázquez tenía la tozudez de los peninsulares, combinada con una personalidad explosiva.  El padre Bartolomé de las Casas recordaba en sus escritos que "cuando era menester o se enojaba, todos temblaban ante él".

Cuando frisaba los 50 años de edad, se internó en las selvas de Cuba el 4 de octubre de 1513, partiendo desde la villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa.

A principios del siguiente año, se fundaba la villa de la Santísima Trinidad en una de las riberas del río Arimao, zona de oro y buenos suelos. Todavía sin concluir las labores de demarcación, dos grupos salieron de allí con el propósito de fundar nuevos establecimientos. Uno, al mando de Pánfilo de Narváez, marchó hacia el Occidente. El otro, dirigido por El Adelantado, se encaminó a la región central de la Isla. Los aborígenes ofrecieron resistencia. A las poblaciones del interior habían llegado noticias de la muerte de Caonabó y de los trabajos forzados a que eran sometidos sus semejantes. 

Más, todo fue inútil. A las corazas y espadas de los conquistadores, los nativos solo opusieron el hacha de piedra, un garrote llamado macana y unas varas de madera, endurecidas por el fuego en una de sus puntas, que eran disparadas como flechas. 

Los taínos cubanos, por otra parte, no eran guerreros. Avanzaban "a barriga desnuda", como relató Las Casas, lo que los convertía en fáciles víctimas del arcabuz y la ballesta, las principales armas ofensivas del momento. Su principal ventaja, el conocimiento del terreno, pronto fue controlada por los españoles gracias a sus principales aliados: los perros de caza y el caballo de combate. 

El padre Las Casas anotó en sus crónicas que nunca tuvo conocimiento de que algún peninsular hubiera muerto en un enfrentamiento durante esta fase de la conquista de Cuba. Para inicios de la primavera de 1514, ambas expediciones tenían materializados sus objetivos. 

Narváez funda a San Cristóbal de La Habana (25 de julio de 1515) y, casi simultáneamente, Velázquez estableció el sitio de Sancti Spiritus. Recibió orden de la Corona de erigir la villa de Santa María del Puerto del Príncipe en la bahía de Nuevitas, un enclave más propicio que el de Baracoa para la recalada de los buques que se dirigían a España por el Canal Viejo de Bahamas. 

Al finalizar agosto, en un lugar aún no precisado, Diego Velázquez se dispuso fundar la séptima y última villa, Santiago de Cuba. Completando las conocidas como las "Siete primeras villas" (Baracoa, Trinidad, La Habana, Sancti Spiritus, Puerto Príncipe, Bayamo, y Santiago.)

En Santiago se estableció el gobierno. Tiempo después, algunos de los asentamientos cambiaron su ubicación. Los habitantes de La Habana dejaron la costa sur, donde al principio se creó el poblado, y lo refundaron en el actual lugar. Puerto Príncipe fue posesionado en el lugar que hoy se encuentra la ciudad de Camagüey.

Organizó el régimen de "encomiendas" y el reparto de indios entre los españoles. Logró en 1516 el reconocimiento por parte de la Corona de sus títulos de adelantado y gobernador. Se mostró partidario de la sumisión pacífica de los indios, castigó los excesos y durante su gobierno comenzó la entrada de esclavos negros en la isla.

Patrocinó la expedición de Hernández de Córdoba a Yucatán en 1517 y la de Juan de Grijalva y Pedro de Alvarado a las costas de México en 1518. El 23 de octubre del mismo año nombró a Hernán Cortés como capitán general de una compañía para conquistar las tierras de México. Pronto surgieron desavenencias entre ellos. Tras la partida de Cortés, envió una expedición al mando de Narváez para intentar detenerlo, pero fracasó tras la victoria de Cortes en Cempoala y la prisión de Narváez en 1520. Más tarde, incitó a Cristóbal de Olid a rebelarse contra Cortés en 1524, quien fracasará en la misión.

Velázquez fijó su residencia en Santiago. Desde allí acumuló una fortuna y un poder personal que le dieron la posibilidad de gastar en la expedición que conquistó México más de 40.000 pesos, todo un capital para la época. Solo el Rey podía oponerse a esa autoridad de Conquistador, que lo hizo presenciar, con aires de viejo patriarca, el poder que había logrado, y que se extendería por más de 300 años en el tiempo.

Murió en la noche del 11 al 12 de junio de 1524 en Santiago de Cuba. Entre sus bienes tenía 19 estancias, 3.000 cerdos y 1.000 reses. En su testamento dejó recuerdos a sus paisanos de Cuéllar y donaciones a los conventos de la villa.


Fuentes:

http://cubacultura.org/subs.asp?sID=42&cID=70

http://www.fenix.islagrande.cu/villa/diego.htm