Tenamaxtle

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Tenamaxtle

Caxcan

? ~ 1556 aprox.
Había sido bautizado con el nombre de Francisco Tenamaxtle, pertenecía a la encomienda de Nochistlán a cargo de Miguel de Ibarra.

Los españoles llegaron a la zona en 1530, siendo recibidos en paz. Pero luego de años soportando las vejaciones de los invasores, los pueblos se aliaron para arrojar a la los extranjeros.

Luego de combates donde triunfaran los nativos, el provisorio gobernador de la Nueva Galicia Cristóbal de Oñate, solicitó la intervención de Pedro de Alvarado, que regresaba laureado de Guatemala. A todo esto Guadalajara había sido atacada por Tenamaxtle.

La soberbia de Alvarado, lo llevó a la muerte, subestimó las fuerzas nativas, y en los enfrentamientos donde resaltó la figura de Tenamaxtle como estratega, fallece el 4 de julio de 1541.

Tenamaxtle era conciliador y diplomático, se esforzaba en el intento de arreglar las cosas ajustándose a la razón y la justicia, apoyándose en el derecho natural, ya que decía estar obligado a defender su tierra, a su familia y a sus vasallos.

La resistencia de las tropas de este caudillo, hicieron que el Virrey Antonio de Mendoza, le propusiera la paz, a lo que Tenamaxtle respondiera: "No queremos darnos en paz, nosotros estamos en nuestra tierra, idos vosotros a la vuestra y alla tendreis esa paz".

El hambre, la escasez de agua, la desventaja en implementos de guerra, y el número de combatientes dio el triunfo a los españoles. Tenamaxtle fue detenido, pero sus compañeros lograron liberarlo, conviertiéndose en capitán general de la rebelión.

Se refugió en las serranías, y durante nueve años sostuvo ataques a los invasores, hasta que en busca de la pacificación decidió entregarse a los frailes franciscanos, convencido de ser comprendido en su justa lucha. Sin embargo es deportado a Valladolid en 1552.

Continúa en España su lucha con la razón y las ideas, en defensa de la justicia y la libertad. Allí tuvo como consejero a Fray Bartolomé de las Casas, quien traducía sus alegatos al Consejo de Indias y al rey de España.

Después de 1556 sus rastros se pierden, seguramente nunca regresó a América, ya que no hay crónicas al respecto.

El siguiente es un extracto de sus alegatos tomados de libro "La flecha en el blanco" de Miguel León Portilla:

"Don Francisco Tenamaxtle, cacique o tatoan de la provincia de Nochiztlán y Jalisco...

He sido enviado a estos reinos de Castilla...preso y desterrado, solo, desposeído de mi estado y señorío y de mi mujer y hijos, con suma pobreza, sed y hambre y extrema necesidad por mar y por tierra, padeciendo muchas injurias y afrentas y persecuciones... No ha bastado haberme hecho los españoles tantos y tan muchos y no creíbles por hombre del mundo, daños irreparables, haciéndome guerras injustas, crudelísimas, matándome en ellas muchos de mis vasallos y a mis parientes y deudos...

El principio destos daños y agravios recibidos fue un don Nuño de Guzmán que primero vino a mis tierras, siendo yo señor de ellas, no reconociendo a otro señor en el mundo alguno por superior...

Porque yo, el dicho don Francisco, no quise sino salir de paz, mandando a mis gentes recibiesen a los españoles...

Y púsonos a mí, el dicho don Francisco y a mis gentes, y a otros muchos caciques y señores, con las fuerzas en el acostumbrado aspérrimo captiverio y servidumbre que los españoles llaman encomiendas, repartiendo a cada español los pueblos y vecinos dellos como si fuéramos bestias del campo...

Las injusticias y crueldades que un Juan de Oñate y Cristóbal de Oñate y un Miguel de Ibarra que hizo capitanes cometieron en aquel reino, no pudieron ser vistas ni pensadas. Ahorcaron nueve principales porque por las vejaciones y azotes y palos, y otros diversos malos y crueles y no sufribles malos tratamientos que tanta impiedad y maldad, huíanse a los montes...

Y yo, el dicho don Francisco, viendo que tan inhumanamente, a los nueve caciques juntos, sin justicia, hallándolos en sus casas y tierras seguros, habían ahorcado, y muchos e inumerables de mis vasallos habían perecido, no quedando dellos de todos los vecinos de aquel reino una de ciento partes, no habiendo justicia ni remedio de haberla...acordé también huir con la poca gente que me quedaba, por salvar a ellos y a mí...porque si no huyera yo también, con la misma injusticia y crueldad, fuera ahorcado.

Este huir, y esta natural defensa, muy poderosos señores, llaman y han llamado siempre los españoles, usando mal de la propiedad de los vocablos, en todas las Indias, contra el Rey levantarse".


Fuentes:

http://personales.com/mexico/zacatecas/

http://www.juchipila.com/informacion.php