Rumiñahui

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Rumiñahui

Ampliar imagenBusto en la Parque Central de Otavalo, 100 km. al norte de Quito. Podés ampliar la imagen para ver el monumento completo.

Inca

? - 1535

Rumiñahui y Atahualpa

Atahualpa y Rumiñahui, en un Mural del Banco Central de Guayaquil. (Ecuador)

Los Sapa Inca
Rumiñahui fue el Rostro de piedra para los incas quiteños, el Ojo de piedra para los cuzqueños, el Gran Señor y Caudillo para sus soldados. Los españoles lo llamaron Ruminagui, Irruminabi u Orominabi.

Hijo de Huayna Capac, fue general de Atahualpa, el 16 de noviembre de 1532 cuando Hernando Pizarro concertó con Atahualpa la fatal entrevista en Cajamarca. Rumiñahui intuyó la traición de los españoles y lo que había de suceder. Al siguiente día cayó el Inca en la emboscada tendida por Francisco Pizarro y quedó como rehén hasta que pagara su rescate. Rumiñahui no dudó: se dirigió a Quito con sus tropas, destituyó a Cozopanqui, tío de Atahualpa, asumió todos los poderes y organizó la resistencia contra los españoles. No envió los tesoros de Atahualpa para el rescate sino solo el oro de otras regiones.

Monumento en Quito

Monumento en la Plaza Cívica Rumiñahui, en Quito. La base sobre la cual se levanta es de cerámica de color rojo que representa la quema de Quito, Rumiñahui pregonaba a sus tropas: "Solo fuego y cenizas para los invasores". Las lanzas simbolizan al pueblo indio en pie de lucha; los brazos extendidos significan la victoria y resistencia de la cultura nativa.

Su intuición se confirmó: el 16 de julio de 1533 los españoles ejecutaron a su rehén.

La guerra de resistencia tuvo dos fases: la una hasta la primera entrada de Benalcázar a Quito en julio de 1534 y la fundación de Santiago de Quito en la provincia de Chimborazo en agosto de 1534; y la otra hasta la muerte de Rumiñahui en 1535. La primera fue una guerra de batallas; la segunda, una guerra de guerrillas.

Antonio de Herrera, cuenta expresiones de Rumiñahui: "Es mejor que muramos en seguida por sus manos, con sus armas y debajo de sus caballos. A lo menos nos quedará este contento de haber hecho nuestro deber como honrados y valientes", mientras detenía el avance de Sebastián Benalcázar sobre Quito y sus tesoros.

Benalcazar consigue una alianza con los cañaris para combatir a los rebeldes... el jefe indígena se adelanta y le sale al encuentro en las llanuras de Tiocajas. El lugar, favorable para el andar de los caballos españoles, no impide que los rebeldes anulen el poder del enemigo. Cada vez que matan un caballo le cortan la cabeza para mostrar que no son inmortales.

Antes de que Quito cayera, Rumiñahui la incendió, escondió los tesoros de Atahualpa y pasó a cuchillo a los nativos que habían recibido a Benalcázar como liberador. Éste entró a Quito en julio de 1534.

La guerra de guerrillas fue una gesta desesperada: refugiado entre los yumbos al lado occidental del Pichincha, levantó a los indios de los Chillos y Latacunga, cayó sobre Quito, persiguió a Benalcázar que se dirigía a Riobamba a conferenciar con Pedro de Alvarado, se atrincheró en las breñas de Pillaro, pasó a Quijos, y se escondió en los solitarios Llanganates ("cerro hermoso"), con sus acciones retrasó tres meses la segunda entrada de Benalcázar a Quito.

Fundada la ciudad española en diciembre de 1534, Benalcázar dio el asalto final a Rumiñahui en el pucará de Sigchos en Cotopaxi. Huyó Rumiñahui: cojeando y solo, fue capturado por cuatro infantes y un jinete en las breñas del cerro Rumiñahui, Juan de Ampudia, El Torturador, le aplicó el tormento pero no le sacó palabra sobre el tesoro de Atahualpa.

El Libro de Actas del Cabildo quiteño consigna para el 25 de junio de 1535: 'Se prendieron los principales señores de estas provincias que se tenía por cierto que sabían del oro y plata que se decía en ellas había, que son Orominavi (Rumiñahui), Zopozopagua, Quingalumba, Razorazo, Sina. Por razón de los delitos que cometieron, se ha hecho justicia de ellos'.


Fuentes:

http://www.fuerzasarmadasecuador.org/espanol/historia/