Cristóbal de Olid

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas
 
 
 
 
 
Cristóbal de Olid

España

1488 ~ 1524
Cristóbal de Olid, nació en Baeza, de la diócesis de Jaén, España en 1488. Embarcado a América, residía en la villa de Trinidad, había sido paje de Diego Velázquez, y conocía la lengua de los nativos cubanos.

Por orden del gobernador forma parte de la expedición punitiva a Juan Grijalva en Yucatán, la expedición fracasa por un temporal, en tanto el regreso de Grijalva con noticias de nuevas tierras, hace que Velázquez encare otra incursión de conquista. Esta vez Hernán Cortés estaría al mando.

La expedición parte el 10 de febrero de 1519, con nueve barcos, uno de ellos al mando de Olid.

El jueves Santo de 1519, Olid es nombrado maestre de campo, y al poco tiempo regidor de Villa Rica. Es por entonces uno de los mayores colaboradores de Cortés, interviene en la Noche Triste de Tenochtitlán, donde se destaca por su fiereza en el combate.

Los sobrevivientes de la Noche Triste se refugian en Segura de la Frontera (Tepeaca) donde Cortés reorganiza sus tropas y comienza el asedio a Tenochtitlán. Cristóbal de Olid parte al frente de 300 hombres para someter la región de Izucar. La defensa de los aztecas lo obliga replegarse a Cholula, desde donde informa a Cortés de la situación.

Cortés lo reprende por haberse replegado, Olid acomete hasta tomar Izucar, finalmente es recibido por Cortés en Teapaca, nuevamente como su favorito.

Asentado en Coyoacán, dirige incesantes ataques a Tenochtitlán, hasta que finalmente es tomada por el ejército de Cortés el 13 de agosto de 1521.

Tototlán

Imagen en el Lienzo de Tlaxcala. Tototlán. Lugar donde abundan los pájaros. Cristóbal de Olid entra en la actual Colima.

Cortés teniendo seductoras noticias sobre el oro de Michoacán, lo envía al frente de 70 jinetes y 200 infantes. Salió de Coyoacán a mediados de 1522, toma fácilmente la región y obtiene grandes botines de oro y plata. Cortés entusiasmado por los logros de su capitán lo envía ahora a Colima, donde la misión no resulta tan sencilla, regresando a Michoacán y posteriormente a México.

El paso hacia el mar del sur consumía la mente de Cortés. Quería éste encontrar el paso interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico. Envió a Cristóbal de Olid a Hibueras (Honduras) el 11 de enero de 1524, al frente de 370 soldados, 100 ballesteros y escopeteros y 22 caballos, dándole cinco navíos y un bergantín.

Al llegar Olid a La Habana, mostró profundo resentimiento contra Cortés, se puso de acuerdo con Diego Velázquez para desvincularse de Hernán Cortés, aliándose con el gobernador de Cuba para la empresa de la conquista de las Hibueras.

Así partieron a la mar con destino a Honduras, donde desembarcó Olid con su gente el 3 de mayo de 1524 y fundó la primer villa con nombre Triunfo de la Cruz. Posteriormente procedió a nombrar alcaldes y regidores.

Después comenzó a incursionar desde Triunfo de la Cruz hacia adentro con 160 hombres de a pie y de a caballo, tomando fácilmente la tierra e imaginando las grandes riquezas de las que se haría acreedor y el reconocimiento que ganaría por sus logros y hazañas.

Ocho meses habían transcurrido desde la partida de México de Olid, cuando Cortés supo de la traición de éste por varios informantes, entre los que estaba el factor Gonzalo de Salazar, quien había recogido las noticias en La Habana y llegó a Veracruz el 13 de octubre de 1524.

Es así que Cortés, enfurecido por la sublevación de quien antes fuera su fiel capitán, envió a su primo Francisco de Las Casas por mar a castigar a Olid, quien se había aliado entonces con Gil González Dávila.

Tuvieron lugar grandes batallas tanto por mar y por tierra por ambos bandos, hasta que una terrible tempestad azotó los barcos de Las Casas, acabando con muchos barcos y soldados, dejando a los más en condiciones deplorables. Cristobal de Olid los recibió de muy buena gana, con lo que ganó varios soldados de Las Casas, a quien tomó prisionero.

Siguió adentrándose en el territorio Olid, cuando se enteró que González Dávila estaba por la zona, por lo que aprovechó para tomarlo prisionero por no haberle socorrido en contra de Francisco Las Casas.

Posteriormente se dirigió a la provincia de Naco, al occidente de Triunfo de la Cruz, donde Olid se pasaba el día contando sus hazañas en México y Michoacán, comiendo y bebiendo a placer. Mientras González Dávila y Francisco de Las Casas, aunque prisioneros de Olid, andaban sueltos y sin prisiones ni guardas, por lo que muy secretamente se concertaron con los soldados y amigos de Cortés, acordando su asesinato.

Francisco de Las Casas pidió a Olid permiso para ir a México a persuadir a Cortés que le dejara la gobernación de Hibueras y olvidara las antiguas rencillas. A lo que Olid contestó: "Estoy bien así, ¡y que me place tener a un tan varón en mi compañía!". A lo que Las Casas contestó medio burlando y riendo: "Pues mire bien por su persona, ¡que un día u otro tengo de procurar de matarle!".

Habían transcurrido treinta días desde la captura de Las Casas y aún seguían en Naco junto con González Dávila todos ellos "holgando, comiendo y habiendo placer". Un domingo por la noche, Olid y sus "prisioneros" terminaron de cenar y conversaban sobre México y las aventuras de Cortés, cuando Olid fue atacado por Las Casas mientras los demás comensales adictos a Cortés echaban mano a las espadas y "le dieron muchas cuchilladas y estocadas".

Olid no murió con estas estocadas y salió huyendo hacia el monte, donde se escondió mortalmente herido bajo un árbol. A la mañana siguiente fue encontrado aún con vida por Francisco de la Muñana, quien lo llevó a un sacerdote para que le tomara la confesión, y como Las Casas pidiera lo entregaran ante su presencia, fue finalmente sometido a un simulacro de proceso, le degollaron y pusieron su cabeza sobre un palo colgada por la boca. Al mediodía siguiente enterraron su cadáver.


Fuentes:

http://www.motecuhzoma.de/olid.html