Martín Dobrizhoffer

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Martín Dobrizhoffer

Alemania

1718 - 1791

Ilustraciones de Historia de los Abipones
Ictiología americana

Dibujos de peces: palometa, raya y armado. Intercalada entre las páginas 366 y 367 del Tomo I, edición en latín.

Retratos de abipones de diferentes edades

Intercalada entra las páginas 30 y 31 del Tomo I (edición en latín).

Ofidio americano

Colocada al final del Tomo II de la edición en latín.

Nació en Friedberg-Baviera, Alemania en 1718. Falleció en Viena en 1791.

Culminados sus estudios humanísticos ingresó en la Compañía de Jesús en octubre de 1736. Tras enseñar en los colegios jesuitas de Linz y Steyr, cursaba teología en Graz cuando fue destinado (1747) a la Provincia del Paraguay.

Zarpó de Lisboa (Portugal) en la expedición del húngaro Ladislao Orosz el 20 de septiembre de 1748, llegando a Buenos Aires el 1° de enero de 1749.

Trabajó en las misiones dependientes de Colegio de Santa Fe, entre los mocovíes (1750-1754) y los abipones (1755-1756). En las reducciones de San Jerónimo y San Fernando del chaco argentino aprendió el idioma abipón. Posteriormente trabajó -durante seis años- entre las misiones de los indios guaraníes del este de Asunción.

El 24 de noviembre de 1763, se fundó la misión jesuítica abipona del Santo Rosario y San Carlos del Timbó en el lugar en donde hoy se encuentra la población de Herradura en la provincia de Formosa. Dobrizhoffer fue el elegido para dirigir la nueva reducción por su experiencia misional y sus conocimientos de la lengua y costumbres de los abipones. El misionero debió esforzarse por convencer a los aborígenes para que se acerquen, San Carlos carecía de los elementos indispensables para funcionar, el ganado que proveía la estancia era escaso y las alimañas, la viruela y otras enfermedades hacían estragos entre los indios. Además eran continuamente asediados por los tobas y mocovíes, quienes llegaron a penetrar en el poblado.

Dobrizhoffer se las arregló para enseñar a los abipones a cultivar la tierra y logró algunos resultados promisorios, especialmente en el cultivo del tabaco. La mala calidad de las herramientas que le habían remitido y la escasez de semillas le impidió mayores progresos en este sentido. En medio de tantas penurias y padecimientos el misionero, con su salud quebrantada, debió solicitar su reemplazo y traslado a las misiones guaraníes.

Promulgado el decreto de expulsión de los jesuitas por Carlos III se embarcó hacia Europa el 19 de marzo de 1768. En 1769 llega a Viena alojándose en la Casa Profesa de la Compañía de Jesús.

Trabó amistad con la reina María Teresa I de Austria, quien le animó a escribir su Historia de los Abipones entre 1777 y 1782. Editado en Viena en 1783 con el título Historia de los Abipones, una nación ecuestre y belicosa de Paracuaria, completada con copiosas observaciones sobre los pueblos salvajes, ciudades, ríos, fieras, anfibios, insectos, principales serpientes, peces, aves, árboles, plantas y otras propiedades de esta provincia. A las primeras ediciones en latín y alemán, se le sumó -recién en 1968- la española, realizada por la Universidad Nacional del Nordeste, Resistencia, Chaco, Argentina.