Francisco Hernández de Córdoba. Expedición a Yucatán de 1517

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Hernández de Córdoba

España

1475 - 1517

Nació en 1475 en España (Cabra, Córdoba). Llegó a Cuba integrando un grupo de soldados contratados por Diego Colón, allí se convirtió en un rico hacendado merced a las tierras en repartimiento que había recibido.

Pasó a la historia por la accidentada expedición que dirigió entre febrero y mayo de 1517, durante la cual descubrió para los españoles la Península de Yucatán y la presencia de culturas avanzadas (mayas).

Expedición de Hernández de Córdoba a Yucatán (1517)
Bernal Díaz del Castillo participó en la expedición de Hernández de Córdoba, dejó una crónica en "Historia verdadera de la conquista de Nueva España":

Capítulo 2. Cómo descubrimos la provincia de Yucatán.

Capítulo 3. Cómo seguimos la costa adelante hacia el poniente, descubriendo puntas y bajos y ancones y arrecifes.

Expedición a la Península de Yucatán (1517)

Diego de Velázquez, gobernador de Cuba, ante la rápida disminución de la población -debido a las epidemias y el mal trato que recibían los nativos- en la isla, nombró a Francisco Hernández de Córdoba capitán de una expedición que debería buscar nuevas tierras para obtener esclavos y la mayor cantidad posible de oro.

Con tres naves parten de Santiago de Cuba el 8 de febrero, el piloto era Antón de Alaminos, quien había sido grumete en el 2º y 3º viaje de Colón, 110 hombres de tripulación y guerra -entre ellos Bernal Díaz del Castillo y un clérigo llamado Alonso González-. Rodearon la isla para luego navegar con dirección sur-oeste.

El 1º de marzo llegaron a una isla que llamaron Mujeres, por las esculturas de sexo femenino que encontraron en un templo. Se sorprendieron con la presencia de basamentos piramidales con templos que les recordaban las torres islámicas del sur de la península ibérica.

El 5 de marzo llegan a a la Península de Yucatán en Cabo Catoche. Los mayas los invitaron a desembarcar diciéndoles "Cooten in huotoch" ("Vengan a nuestras casas") expresión que originó en nombre del cabo.

Los nativos los condujeron hacia una zona boscosa donde los atacaron, los españoles sospechando una emboscada habían bajado armados lo que les permitió repeler la agresión. También obtuvieron piezas de oro finamente trabajadas y capturaron dos jóvenes mayas -Julianillo y Melchorejo- que luego servirían de intérpretes.

Se maravillaron ante la ciudad maya encontrada, pensaron que al fin habían encontrado los reinos ricos en oro que tanto habían buscado con la cultura más avanzada que habían visto hasta entonces en América, la llamaron "Gran Cairo".

Continúan bordeando el litoral de la península y el 26 de marzo llegan a A-Kimpech (Campeche) que los hispanos bautizarían como Lázaro. Desde las costas observan los poblados y las pirámides cubiertas con estuco blanco, pero por temor a ser atacados desisten desembarcar pese a que las provisiones de agua ya escaseaban.

Monumento en la Plaza de las Américas de Champotón. Recuerda al líder maya Moch Couoh (Moch Ko'woj) y al primer pueblo de México que enfrentó y derrotó a los españoles que llegaban en plan de exploración y conquista en la "Mala Pelea".

Luego de seis días de navegación y cuatro de zozobra, el 5 de abril (otros indican el 2 de abril) llegan a Champotón (Chakán Putum), donde desembarcan para abastecerse de agua. Los mayas liderados por Moch Couoh les exhortan a retirarse, ante la negativa se produjo la batalla de la "Mala Pelea". La expedición española fue diezmada, murieron la mitad de sus integrantes, casi todos los sobrevivientes recibieron heridas, incluido Hernández de Córdoba, quien al ser identificado como jefe, dicen recibió más de 30 flechazos.

Como pudieron retomaron al mar, sin agua. Luego de quemar una de las naves porque no tenían hombres que la tripularan. Por iniciativa de Alaminos navegaron a Florida -que conocía por una expedición en la que acompañara a Ponce de León- en busca de agua. Al llegar, unos 20 hombres bajaron, fueron atacados por los nativos- el propio Alaminos y Bernal resultaron heridos- pero pudieron regresar a las naves con la provisión de agua dulce.

Ya con agua, se dirigieron a Cuba para desembarcar en Carenas en mayo de 1817. La noticia de una civilización tan adelantada, con grandes centros urbanos y riquezas, provocarán la inmediata organización de otras expediciones, la siguiente será capitaneada por Juan de Grijalva, y la tercera por Hernán Cortés.

Según Bernal Díaz, Francisco Hernández de Córdoba marchó luego por tierra a su encomienda de Sancti Espíritus y murió a los diez días a causa de las heridas, Bartolomé de las Casas afirma que estaba repuesto en 1518, cuando Velázquez nombró a Grijalva capitán de una segunda expedición a México; reclamó entonces al gobernador y le amenazó con ir a España para reclamar ante el rey. Diego Velázquez de Cuellar se atribuirá el descubrimiento ante el Real Consejo de Indias.