Gaspar de Carvajal

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Gaspar de Carvajal

Ampliar ImagenSuperviviente de la expedición de Orellana, pasó a la historia al narrar sus acontecimientos el su obra "Relación del descubrimiento del famoso río Grande que dese su nacimiento hasta el mar descubrió el Capitán Orellana en unión 56 hombres". Fue publicada completa por primera vez en 1895 por el historiador chileno José Toribio Medina.

Libro digitalizadoDescubrimiento del
río de las Amazonas.
Fraile español de Santo Domingo de Guzmán.

Nació en la ciudad de Trujillo (Extremadura, España) hacia el año de 1504, y a fines de 1536 se embarcó para Tierra Firme con ocho compañeros de claustro, en cumplimiento de la real Cédula de 30 de septiembre de 1535, que ordenaba el envío de religiosos al Perú "Para la instrucción de los naturales della en las cosas de nuestra santa fe católica".

El Padre Carvajal asumió la dirección y gobierno del encargo y puso tal empeño en el buen cumplimiento de su misión que ya en 1538 lo hallamos de Vicario Provincial en Lima, en el primer convento de su Orden fundado por él en tierras incas.

En 1541, Carvajal se une como capellán a la expedición de Gonzalo Pizarro, gobernador de Quito, en busca del País de la Canela al este de Quito y el Amazonas.

La expedición, en condiciones muy difíciles, pasó los Andes y se internó en la selva amazónica, un territorio inhóspito y desprovisto de provisiones. Gonzalo Pizarro envía a Francisco de Orellana, que con cincuenta hombres (entre los que se encuentra Gaspar de Carvajal) descendiera el río Napo para encontrar el lugar donde ese río desembocara en un río mayor y volvieran con las provisiones que pudieran encontrar y cargar en el pequeño barco en el que iban ("San Pedro").

Orellana alcanzó la confluencia del Napo y el Trinidad, pero no encontró provisiones. Sin poder volver atrás por la fuerza de la corriente, decide seguir río abajo, hasta llegar a la desembocadura del Amazonas (Agosto de 1542).

Carvajal, uno de los supervivientes de esta expedición, narra los acontecimientos de la expedición en su obra "Relación del descubrimiento del famoso río Grande que dese su nacimiento hasta el mar descubrió el Capitán Orellana en unión 56 hombres". Más de 300 años permaneció inédito tal escrito hasta que en 1851 la Real Academia de la Historia, de Madrid, lo publicó en la "Historia General y Natural de Indias" de Gonzalo Fernández de Oviedo. Desgraciadamente la trascripción adolece de innúmeros errores hasta el extremo de haber sido considerada por algunos bibliófilos como "apócrifa, alterada y deficiente". Cuarenta años más tarde el historiador chileno José Toribio Medina, el más eficaz investigador de los anales de América, encontró una copia, la cual publicó en Sevilla, en magnífica presentación, en febrero de 1895.

Los datos de la expedición de Orellana registrados por fray Gaspar de Carvajal proporcionan información de gran interés etnológico tales como disposición y tamaño de los poblados, ocupación continua a lo largo de las barrancas del río, caminos amplios que comunican el río Amazonas con la tierra firme, tácticas de guerra, rituales, costumbres y utensilios.

De regreso a su labor de catequista, su afán en la conquista de las almas lo llevó a Tucumán como protector de indios y al Cuzco en calidad de prior de su monasterio. Octogenario, incapaz físicamente para "emprender los dilatados viajes que constituyen la nota dominante de su larga carrera", murió Fray Gaspar de Carvajal en su convento de Lima, en 1584, "habiendo honrado su entierro la asistencia de los Cabildos, Tribunales, Prelados y religiosos".

Hay constancia de una carta de Carvajal al rey informándole de los abusos que con los indios se cometen en las minas del Perú y pidiéndole intervenga en favor de los indios. La actitud de Carvajal está en consonancia con la doctrina de su hermano dominico Bartolomé de las Casas.


Fuentes:

http://www.cervantesvirtual.com/