Apiaguaiqui Tumpa. La Masacre de Kuruyuki.

 
 
Cargando ....
  Biografías
PortadaPortada Culturas Áreas Culturales Primeros Americanos Sitios Arqueológicos Arte Precolombino Cosmogonía Dioses y Personajes Míticos Lenguas Escritura y Simbología Biografías Textos y Documentos Mapas Colecciones Pictóricas y Fotográficas Efemérides. TwitterEfemérides
 
 
 
 
 
Apiaguaiqui Tumpa

Chiriguano

1863 - 1892

Apiaguaiqui Tumpa. La Masacre de Kuruyuki.

Duración: 02:40. Extraído del video realizado en 1992 por el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social, de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.
Su nombre era Capiaguazú: "Mozalbete grande"; Apiaguaiqui, cuyo significado es incierto y le fue dado al proclamársele Tumpa.

Había nacido hacia 1863 en la hacienda Joguaya cerca del Río Parapetí, nunca se casó ni tuvo hijos.

De su padre, no hay certezas, se especula fue muerto en los enfrentamientos con los blancos de 1874-75. Su madre que era sirvienta en la hacienda de José Manuel Sánchez, un rico ganadero de la región de Yohay, huyó con él cuando éste rondaba los diez años. Erraron por las aldeas hasta que se establecieron en Murukuyati -en la vertiente oriental de Aguaragüe-, pequeño poblado donde podían vivir en libertad y cultivar la tierra.

La tranquilidad para madre e hijo duro poco. En 1877 llegó el oficial del ejército Eduardo Cuellar con cuatro soldados, enviados por Pedro Zárate, hacendado y Delegado del Gobierno de la República para la distribución de las tierras ocupadas por los indígenas. Debían realizar trabajos de agrimensura e inspeccionar la calidad de la tierra y en su soberbia destruyeron los cultivos de maíz indígenas. Curichama -cacique de Murukuyati- los desarmó y expulsó de sus tierras. Cuellar, sintiéndose humillado, informó a Zárate que en esa aldea se planeaba una rebelión contra los blancos.

Zárate envía una expedición punitiva, en la noche atacaron Murukuyati, asesinando a sus habitantes y quemando las viviendas. Apiaguaiqui fue uno de los pocos sobrevivientes, su madre murió degollada.

Fue acogido en la aldea Bororigua comandada por el cacique Machirope, al que sirvió de mensajero, así se interiorizó en la política indígena y conoció a Güirarayu quien le enseñó las artes chamánicas y lo convirtió en un gran ipaye.

Los ipaye no solo curaban las enfermedades, por sus conocimientos espirituales predecían el futuro. Hacia el año 1889 comenzó a profetizar en las aldeas, y en reuniones secretas entre indígenas reducidos y peones de hacienda. Practicaba la ventriloquia, hacía creer a sus seguidores que él tenía el poder de hacer hablar a los animales. Les decía que debían unirse para expulsar a los invasores. Era el momento de entrar en acción, aseguraba que él los protegería de las balas blancas haciendo que éstas se derritan antes de llegar a sus cuerpos y si morían él los resucitaría.

La admiración de su gente creció a tal punto que recibió el nombre de Tumpa, un fragmento de Dios que había recibido el espíritu grande desde las estrellas para liberar a su pueblo. No era la encarnación de Dios en hombre, sino la transformación del hombre en Dios.

Última rebelión chiriguana

Después de los enfrentamientos de 1874-75, los mburuvicha (caciques) de Ivo y Cuevo -en la frontera Chuquisaca-Santa Cruz- emprendieron una larga y desesperada gestión ante las autoridades gubernamentales y eclesiásticas para convertir a sus poblados en misiones, con el fin de no ser gobernados por los hacendados, perder sus tierras y convertirse en peones. Cuevo pasó a depender de Misión de Santa Rosa en 1887; en cambio, en cacique de Ivo no fue escuchado y el único camino para liberarse de la servidumbre era el levantamiento. En la plenitud de su fama Apiaguaiqui se estableció en Ivo, y lo convirtió en el centro del último gran movimiento por la liberación del pueblo chiriguano.

Reunió más de 6.000 querembas (guerreros) armados de flechas, arcos, masas, cuchillos y unos pocos rifles. Planeaba el ataque para los carnavales de 1892, pero el intento de violación y asesinato de la sobrina del mburuvicha Asukari de Ivo a fines de 1891 en manos del corregidor de Ñumbite (Cuevo, Santa Cruz), Fermín Saldías, y su posterior impunidad, aceleró los sucesos.

En enero de 1892 se enciende la Cordillera Chiriguana, el día 7 tomaron Santa Rosa de Cuevo matando al Coronel Sanz, invadieron e incendiaron haciendas karai (blancas) en toda la Cordillera, entre ellas: Camiri, Lagunilla, Alto Parapeti, Charagua, Ñancaroinsa y Karatindi. El temor y la furia se apoderaron de los blancos, que acuden a la maquinaria guerrera de la poderosa trilogía de la colonia y la república: la Iglesia, el ejército y los hacendados.

El obispo Belisario Santisteban de Santa Cruz de la Sierra, exigió rezar y realizar misas en todas las iglesias en contra los "indios infieles sublevados en la provincia Cordillera". Desde Chuquisaca se destaca al Sub-Prefecto de Azero (Provincia Calvo) Coronel Tomás Frías con un contingente de 50 soldados y 400 indígenas aliados y desde Santa Cruz al prefecto general Ramón González, apodado Pachacha ("dos veces hombre" en aimara) con una fuerza de 1600 hombres, la mayoría indios aliados.

El 13 de enero se produce un primer combate en Kuruyuki (voz guaraní: cururú, sapo; yuqui, sal = salitral de sapos), el ejército a cargo Frías debe retirarse -con 3 bajas y 20 heridos- ante la superioridad de las fuerzas de Apiaguaiqui.

La madrugada del 21 de enero, el Tumpa con 1000 querembas a pie y 300 a caballo atacó el cuartel de Santa Rosa de Cuevo, en el momento en que sus ocupantes estaban en misa, pero debieron replegarse en vista de las numerosas bajas causadas por los defensores.

El 27 de enero las fuerzas de González se unen a las de Frías, con dos millares de efectivos deciden atacar la base chiriguana de Kuruyuki.

Monumento al indio Chiriguano en Santa Cruz de la Sierra

La estatua de un guerrero chiriguano se levanta hoy en Santa Cruz de la Sierra, mientras sus descendientes intentan el fortalecimiento de sus organizaciones. El concepto iyambaé ("no esclavo") no es olvidado.

La Masacre de Kuruyuki

Las fuerzas de Chuquisaca y Santa Cruz, a las seis de la mañana del 28 de enero de 1892, llegaron a la serranía de Aguaragüe, en Kuruyuki, en una prolongación del valle de Ivo, iniciando una sangrienta batalla.

Hombres, mujeres y niños chiriguanos, con sus rostros pintados en rojo y negro, se atrincheraron cavando fosas reforzadas con estacas. Lucharon con un valor sorprendente, pero la desventaja en armas era demasiado grande; el ejército karai fue ganando terreno y tras ocho horas de combate fueron derrotados. El coronel Frías en una carta dirigida al Prefecto del Departamento de Chuquisaca, calculaba que los muertos chiriguanos alcanzaban la cifra de novecientos a mil, entre hombres, mujeres y niños. Apiaguaiqui y otros jefes indígenas lograron escapar.

Inmediatamente se inicio la persecución del Tumpa. Durante la misma, tanto las tropas militares como los propios terratenientes iban asesinando a los chiriguanos y confiscando sus bienes, querían "limpiar la zona de todo vestigio de rebeldía indígena". Las tierras fueron adjudicadas al Colegio Franciscano Misionero de Potosí, para que fundara una reducción misionera. Se calcula que unos 2700 chiriguanos resultaron muertos y otros 1200 tomados prisioneros y distribuidos como esclavos entre los vencedores y hacendados de la región; los jefes que se rindieron fueron ejecutados en la plaza de Santa Rosa, en presencia de toda la población. De los que pudieron escapar, muchos se refugiaron en el norte argentino.

Guatinguay, cacique de Caruruti, traicionaría a Apiaguaiqui a cambio de salvar su vida. Lo había acompañado durante toda la guerra y gozaba de su confianza, lo que le permitió llevarlo a una emboscada donde lo esperaba un grupo armado del hacendado José Martínez.

Es trasladado al pueblo de Sauces, hoy Monteagudo del departamento Chuquisaca, durante su prisión nunca demostró debilidad ni temor, ni despegó los labios a pesar de ser torturado salvajemente. Luego de 15 días, es sometido al Consejo de Guerra que decide realizar su ejecución el 29 de marzo de 1892.

Se convocó al pueblo a la plaza principal, primero fueron ejecutados dos de sus capitanes: Güaracota y Ayemoti. El Tumpa fue torturado, suplicio que no se conoce con claridad -se dice fue empalado- y a las cuatro de la tarde fue fusilado atado a un poste. El Delegado gubernamental Coronel Melchor Chavarría en su informe escribía: "Apiaguaqui murió con la altivez de un gran caudillo. En cumplimiento de lo dispuesto en la orden general, el cadáver permaneció expuesto en el patíbulo hasta el día siguiente".

Aunque luego se produjeron pequeñas sublevaciones, se considera al 28 de enero de 1892 como el fin de las insurrecciones chiriguanas que abrió el paso a la apropiación de los territorios indígenas del Chaco Boreal.